22 de agosto de 2013

Club Tenis Pozoblanco

El camino a Roland Garros comienza en Pozoblanco

 


Resistencia y pasión. Son las dos cualidades imprescindibles que los organizadores de un Futures deben tener para sobrevivir en tiempos de socavón económico como lo que estamos padeciendo en nuestro país desde hace ya varios años. Digo resistencia porque hoy por hoy no queda más remedio que hacerse fuertes y aguantar a pie firme para mantener el proyecto con vida, aunque eso signifique dar varios pasos atrás tras muchos años de poner toda la carne en el asador en el intento por convertir tu torneo en referencia con el fin de consolidarlo dentro del calendario nacional e internacional.

El objetivo ahora no es otro que aguantar para, cuando vuelvan tiempos mejores, volver a crecer y recuperar el terreno perdido por causas macroeconómicas, en las que, salvo excepciones, poco podemos hacer. También hablo de pasión porque no de otra forma se entiende convertir el tenis, en su escala de base, prácticamente en un modo de vida que te resta tiempo, vida familiar y, seguramente, recursos económicos propios esperando, a cambio, un beneficio más bien escaso, si es que termina llegando.

Este 'modus operandi', que puede  parecer hasta irracional, es la norma común en el mundo de los Futures, la primera línea de fuego en el camino hacia el superprofesionalizado mundo del ATP World Tour y el circuito WTA, la élite del tenis, con sus patrocinadores millonarios y sus propias fortalezas y debilidades -que también existen- como se pudo comprobar hace un par de años con la desaparición del Andalucía Tennis Experience, el magnífico torneo que dirigía la actual capitana de Copa Federación, Conchita Martínez, en Marbella.

El caso del Open Ciudad de Pozoblanco que organiza el Club de Tenis Pozoblanco, es paradigmático del sinuoso y escarpado camino que estamos transitando. Este año 'baja' un escalón para pasar de la categoría Challenger a la de Futures. Un giro que, sin embargo, hay que interpretar en clave de fortaleza. El Future 28 Open Ciudad de Pozoblanco resiste el envite colosal de la crisis. Eso es lo esencial y significativo.  No hace mucho, en 2011, estábamos hablando de un Challenger dotado con 150.000 dólares en premios; 100.000 en categoría masculina y 50.000 para la femenina. La edición de este año es mucho más humilde en cuanto a presupuesto y organización: 15.000 dólares en premios y solamente cuadro masculino en liza. El recorte económico existe pero yo prefiero ver el vaso medio lleno: la continuidad de un torneo con tradición e historia. La primera premisa es resistir el huracán. Ya llegarán tiempos mejores.

La crisis obliga a la economía de subsistencia. Según datos de la Federación Internacional de Tenis (ITF), en 2012, el ITF Pro Circuit tuvo un calendario compuesto por 582 torneos en categoría masculina celebrados a lo largo y ancho de 72 países y 484 reservados para las mujeres en un total de 63 naciones. Esta temporada no se pueden hacer cálculos exactos de los Futures que se disputarán finalmente porque cada mes se cancela alguna cita prevista por falta de recursos. Diciembre será el momento de hacer balance.
Lo que sí sabemos es que en España, clubes y organizadores siguen apostando fuerte contra y viento y marea. El Open Ciudad de Pozoblanco es un Futures 28, de los 33 que están previstos este año en el calendario nacional. Sólo en agosto se jugarán torneos masculinos en Ourense, Vigo, Bejar, Xativa y Pozoblanco dentro de una previsión general que contempla 101 Futures este mes en el calendario internacional. De los cinco que se disputan en España, el cordobés es el que tiene una mayor dotación económica (15.000 dólares, la mayoría pone el límite en 10.000).

El panorama en el caso femenino es mucho peor. En todo agosto no hay torneo femenino previsto en nuestro país de los 54 que están inscritos en la web de la ITF, teniendo en cuenta las cancelaciones que ha habido en Tesalónica y Vinkovci.

Siendo grave, la situación en nuestro país esboza algunas líneas optimistas. La falta de recursos económicos afecta a todos. Es una epidemia de la que prácticamente no se libra nadie. Según datos oficiales de la propia ITF, en Francia este año están previstos 18 Futures; en Italia, 28; en Gran Bretaña 19 y en Alemania, 13. En España, se jugarán 33, una cifra solamente superada por Turquía en lo que podríamos considerar 'territorio europeo', que tiene anunciados 39. En Portugal y Grecia, dos compañeros de fatigas en esto de la economía, hay marcados ocho y nueve respectivamente y ninguno de ellos alcanza los 15.000 dólares.

Como siempre, el panorama en el circuito del viejo continente femenino es mucho más débil: catorce torneos anunciados en España por los 37 de Turquía o los 21 de Francia. Asignatura pendiente, sin duda alguna.


Cierto es que no podemos estar contentos porque en el país de los ciegos, en España seamos los tuertos pero tampoco podemos sumergirnos en la depresión absoluta. El ejemplo del Open Ciudad de Pozoblanco debe ser inspirador de cómo se están haciendo las cosas y cómo se quieren seguir haciendo para que el circuito Futures, fundamental en el desarrollo de los tenistas profesionales, siga contando con una razonable salud. En vez de arrojar la toalla y echar el cierre, se ha apostado por el camino más difícil pero también el más bonito: resistir, mantener viva la llama del tenis; seguir con la cancela abierta para que el tenis modesto tenga espacio suficiente. Hablamos de tenis modesto pero a mi me gusta hablar más de tenis de formación.

 Los Futures son terreno propicio para los gladiadores de este deporte pero también para muchos jóvenes jugadores que ven en ellos la oportunidad de coger puntos, algo de dinero para iniciar su carrera profesional y sobre todo, experiencia. El trayecto hacia el ATP World Tour comienza en este tipo de eventos. Si mueren o los dejamos morir, estamos acabando con gran parte de las posibilidades de una generación entera de jóvenes tenistas que sueñan algún día con levantar la Copa de los Mosqueteros en la pista central de Roland Garros. El camino hacia Paris, Londres, Nueva York o Melbourne pasa inexcusablemente por Pozoblanco. Comprender eso es fundamental si queremos mantener un tenis vivo, pujante y con 'Futures'.


* Desde el Club Tenis Pozoblanco, agradecemos a Israel por su gran artículo y porque desde el primer momento, la disponibilidad fue absoluta.

* Artículo en formato pdf de la revista oficial del Open Ciudad de Pozoblanco COVAP 2013.

Artículo escrito por Israel Garcia Montejo, fundador de la revista Tenis World para el Open Ciudad de Pozoblanco COVAP 2013
@israelgmontejo

Club Tenis Pozoblanco

Acerca de Club Tenis Pozoblanco -

Club Tenis Pozoblanco - Avda. Del Polideportivo S/N - 14400 Pozoblanco - Córdoba - Teléfono: 957773300 - 617192192 - clubtenispozoblanco@hotmail.Com

Subscríbete a este Blog via Email :